BusesyCamiones.pe

Home Tecnología Rusia: El tranvía del futuro en la antigua Unión Soviética

Rusia: El tranvía del futuro en la antigua Unión Soviética

Una de las grandes ventajas del 71 - 410 Russia One es el sistema de recuperación de energía en frenadas. Esta función le da autonomía para mantenerse en operación por largos intervalos.

El gigante de Europa sorprende al mundo con una de sus últimas excentricidades, Russia One. El tranvía del futuro en la antigua Unión Soviética es alimentado por energía eléctrica. Destaca por su moderno diseño y eficiente sistema de recarga.

Oficialmente llamado 71 - 410 Russia One (R1) es un prototipo de tranvía fabricado por la empresa UralVagonZavod (UVZ) en colaboración con Atom. La primera se dedica a la producción de trenes y tanques en Rusia, mientras la segunda es una firma de autos y motos.

El vehículo de 24 metros de largo y 2,5 m de ancho tiene un diseño bastante particular en el que participó Alexei Maslov, en representación de Atom, quien afirma haberse inspirado en “piedras semipreciosas de los Montes Urales”.

El interior de la unidad rusa está equipado con luces LED, conexión wi-fi, sistemas GPS y Glonass, siete cámaras de videovigilancia en Full HD y puertos USB 3.0 para la recarga de dispositivos como smartphones, tablets, laptops o reproductores de audio y vídeo.

Sobre el exterior, de frente invertido, Maslov opina que al estar provisto de espejos se `mimetiza´ con su entorno, entrando en “armonía” con los escenarios que recorre.

La velocidad máxima que adopta el tranvía en su fase de prototipo, alcanza los 24 km/h. Tiene una capacidad para transportar entre 190 y 270 usuarios, límite que puede aumentar con su producción en masa (estimada para el año 2015).

Una de las grandes ventajas del 71 - 410 Russia One es el sistema de recuperación de energía en frenadas. Esta función le da autonomía para mantenerse en operación por largos intervalos.

El tranvía R1 fue presentado en la Expo Industrial Innoprom-2014 de Ural en Ekaterimburgo el pasado 9 de julio. Se espera que sea utilizado en ciudades como Moscú y San Petersburgo en el 2017 (previo al Mundial de Fútbol Rusia 2018).