BusesyCamiones.pe

Home Mecánica y Mantenimiento ¿Por qué es importante el líquido refrigerante en un vehículo?

¿Por qué es importante el líquido refrigerante en un vehículo?

El líquido refrigerante cuenta con elementos que protegen su vehículo. La revisión deberá hacerse obligatoriamente, con el motor en frío.

líquido refrigerante en un vehículo

No hay excepción a la regla, vehículos ligeros y pesados necesitan del líquido refrigerante para su avance. Aquí detallamos la importancia que tiene en la mecánica automotriz.

Conocido como refrigerante o anticongelante, es un líquido que recorre el radiador. Básicamente es una combinación entre agua y glicol (compuesto especial). La misión del fluido es mantener al motor en una temperatura óptima de trabajo, sin importar la condición climática; impide la congelación y ebullición.

Es común escuchar a personas que utilizan agua en lugar de refrigerante, argumentando que “no hay diferencia”. De estar en ese grupo amigo lector, debe saber que sí hay diferencia. Todo anticongelante está compuesto por agregados antioxidantes y anticorrosivos; de esa forma estará protegido el motor, así como el sistema de refrigeración.

Por tal razón, habrá que hacer un “chequeo” continuo del refrigerante. Para revisar el nivel de líquido habrá que hacerlo con el motor apagado. De estar vacío el “tanque de reserva”, sin lugar a dudas será tiempo de hacer una recarga de líquido anticongelante al radiador.

¿Por qué disminuye rápidamente el nivel de refrigerante? Es una interrogante con muchas respuestas, pero en la gran mayoría de casos se debe a fugas que provocan pérdida del líquido.

¿Qué se puede hacer cuando no hay suficiente líquido refrigerante y es necesaria una recarga? Solo en ese caso, se puede mezclar agua y refrigerante en el radiador. De verse forzado a hacerlo, es aconsejable efectuar un vaciado del líquido.

La peor consecuencia del desuso del líquido refrigerante está en el desperfecto, prácticamente al 100%, del motor. Si llevan ese hecho a un impulsor de un autobús o camión, las implicancias pueden ser literalmente “pesadas” para el bolsillo.

Finalmente, se recomienda hacer un cambio del líquido cada dos años o a partir de los 30.000 kilómetros. El tipo de refrigerante que necesita su unidad, está indicado en el manual de su vehículo.

El refrigerante, dependiendo de la marca, está disponible en diferentes tonalidades; de notar que el color habitual y característico ha sufrido cambios, es aconsejable hacer un vaciado del líquido.