BusesyCamiones.pe

Home Mecánica y Mantenimiento El funcionamiento del sistema de enfriamiento hidráulico

El funcionamiento del sistema de enfriamiento hidráulico

El sistema de enfriamiento hidráulico está compuesto por diversos componentes que mantienen estable - en operación - la temperatura del motor.

Enfriamiento motor

El sistema de enfriamiento hidráulico tiene como función el controlar la temperatura de operación del motor, para que así logre un óptimo desempeño. Entre sus partes tiene cabezas de motor, bomba de agua (y una para que ponga a circular el líquido refrigerante), termostato, radiador y mangueras.

Vale anotar que el líquido refrigerante (o también llamado anticongelante) cuenta entre sus características el soportar temperaturas extremas de calor y frío; además, para que el sistema de enfriamiento pueda trabajar en óptimas condiciones, tiene inhibidores de corrosión y lubricantes.

En la bomba de agua se inicia el circuito que recorrerá el refrigerante. Mediante la energía que se genera por el bombeo, el anticongelante llega al bloque de cilindros del motor. Debe tener en cuenta el mantenimiento de la bomba de agua, pues de presentar una fuga, fractura o mal funcionamiento, podría generar que el motor se sobrecaliente.

En el trayecto, el líquido se calentará un poco antes de llegar al termostato, el cual es una válvula que mide la temperatura del anticongelante antes que llegue al radiador. En este accesorio, el líquido pasa por tubos delgados y se enfría gracias al aire que pasa por fuera. En algunas ocasiones se puede generar un mal funcionamiento del motor eléctrico del ventilador (también conocido como fan clutch), es un problema que limita el recorrido de aire a través del radiador. De haber fallas en el motor eléctrico del ventilador, es aconsejable cambiarlo junto con la bomba de agua (ambos comparten el mismo tiempo de vida útil).

Al incrementarse la temperatura del líquido también se incrementa la presión en el sistema de enfriamiento, el cual es regulado por el tapón del radiador. Es importante señalar que el lograr una correcta presión es ideal para asegurar la lubricación del sello.

Por cada libra cuadrada que se aumenta en la presión del sistema, el punto de ebullición sube 16 grados centígrados. Cuando la presión llega a cierto grado, una válvula se abrirá y liberará la presión. Pero si el motor se sobrecalienta, el tapón del radiador y el termostato deberán ser reemplazados.

Otro accesorio del sistema de enfriamiento hidráulico a revisar son las bandas y mangueras. 

Finalmente, recuerde ver el manual de su vehículo para observar qué tipo de sistema de enfriamiento hidráulico le pertenece.

Foto: Cortesía de automecanico.com