BusesyCamiones.pe

Home Mecánica y Mantenimiento Limpieza de radiador en vehículos pesados

Limpieza de radiador en vehículos pesados

El radiador es el elemento indispensable para mantener una temperatura óptima de trabajo en su vehículo pesado. En este artículo mencionaremos pasos para su limpieza.

Radiador vehiculo pesado final

El radiador en cualquier vehículo pesado se convierte en el implemento indispensable para controlar la temperatura del motor. Un desperfecto podría ocasionar daños irreparables y, por lo tanto, generar pérdidas para su empresa.

Afortunadamente, detectar un problema en el radiador es sencillo (basta con tan solo mirar el tablero de control). Si indica que el motor está con temperatura muy fría o muy caliente, sabrá que debe revisarlo.

Para llevar a cabo el proceso de inspección, lo primero a tomar en cuenta es su seguridad. Antes de abrir la tapa del radiador, asegúrese de que el motor y el sistema se haya enfriado completamente. El levantar la tapa del radiador antes de que se enfríe, puede ocasionar la expulsión (de forma repentina) de líquido refrigerante hirviente, provocaría heridas fatales al tener contacto con la piel.

Habrá que revisar la tapa del radiador con un medidor de prueba, para ver si mantiene la presión en 62 kilopascal (kPa), o su equivalente de 9 libras por pulgada cuadrada (psi); en caso de no ser así, reemplazar la tapa.

Hay una válvula que se abre cuando baja la presión interna, creando un vacío que evita el colapso de las mangueras y otras piezas sin soporte interno. Inspeccionarla para asegurarse que no esté atascada.

La revisión de la tapa acaba, asegurándose que haga un buen sellado en el asiento del cuello de llenado del radiador. 

Después de la revisión de la tapa del radiador, empieza el proceso de enjuagar a presión el radiador (el drenado del radiador se realiza desconectando las mangueras de entrada y salida del tanque). 

Se da la aplicación de aire para desalojar el sedimento acumulado en el panal de radiador; no aplique más de 15 libras por pulgada cuadrada de presión, pues podría dañar el panal. Se sigue cortando el aire de la boquilla que pertenece a la pistola de presión, y se deja que el radiador vuelva a llenarse de agua. El proceso de aplicación de aire y llenado de agua continúa hasta que el líquido salga limpio del radiador.

Tras instalar los tapones de drenaje (sin apretarlos demasiado), conecte las mangueras (el manual señala las abrazaderas adecuadas para su vehículo). Ahora es turno de llenar el radiador de líquido refrigerante nuevo.

Estos fueron los pasos para realizar una inspección y limpieza, que lleven al correcto funcionamiento del radiador en su vehículo pesado.