BusesyCamiones.pe

Home Informes Especiales El cuerpo humano y las consecuencias tras sufrir un accidente vehicular

El cuerpo humano y las consecuencias tras sufrir un accidente vehicular

Un solo accidente vehicular produce hasta tres colisiones, las dos últimas involucran a los ocupantes que se encuentran a bordo.

Toda persona que conduzca o que aborde un vehículo como pasajero, está predispuesta a sufrir un accidente de tránsito. Las consecuencias dependen, básicamente, de dos factores: la unidad y la intensidad del impacto. La organización sin fines de lucro Insurance Institute for Highway Safety (IIHS), dedicada a reducir el índice de muertos, heridos y daños a la propiedad en choques de vehículos, realizó una producción audiovisual que seguramente despejará muchas dudas.

Con ayuda de Griff Jones, profesor y científico, en “Understanding car crashes: When physics meets biology” (nombre del vídeo), se pone de manifiesto un estudio en que se mencionan los principales efectos que sufre el cuerpo humano tras un siniestro de esa clase.

De acuerdo a lo mostrado, las fuerzas de la física van dirigidas a los órganos, tejidos y células. En el “Vehicle Research Center” se desarrollan crash test mediante vías que impulsan vehículos a una velocidad precisa. Para tener un mejor apreciación de lo sucedido, focos con 750,000 watts de iluminación y cámaras de alta velocidad - que permiten ver hasta 500 imágenes por segundo - son analizadas por ingenieros y doctores, con el fin que se diseñen unidades más seguras.

Los muñecos que aparecen en los crash test, retratan la aceleración, fuerza y distorsión que atraviesa el cuerpo humano. Es ahí donde entra el término “biofidelidad”, que no son más que las características del dummy, reflejadas en daños a los órganos, tejidos y células (reales).

Según el profesor Jones, contamos cien mil trillones de células repartidas en cuatro grupos: células, tejidos, órganos y sistemas orgánicos. Cabe anotar que – como todos saben – los órganos están protegidos por huesos y músculos.

Ahora, vamos a lo que sorprende a muchos de la producción hecha por el IIHS, ¿cómo es posible que se produzcan tres colisiones en un solo choque? Pongamos como ejemplo, un choque de una persona viajando sola, con una pared a 200 millas por hora (321.87 km/h). El primer impacto es el del vehículo contra la pared, el segundo tiene como protagonista al piloto con el interior y el tercero a los órganos internos con las paredes internas del cuerpo.

Cabe anotar que sea 1 km/h o 321.87 km/h (como cita el ejemplo), los órganos del cuerpo humano viajan a esa misma velocidad.

Además, las fuerzas y presiones recibidas ocasionan estrés, qué se presenta en tres clases: extensible, cortante y compresivo.

Es con las ondas de choque que empiezan las mal funciones. Pueden generar una reacción en cadena que aniquile muchas células – por falta de oxígeno – hasta producir la muerte. Son las ondas de choques las que crean el estrés, las que llevan al estiramiento, cortes o compresión de órganos y tejidos.

Por lo tanto, el objetivo principal de esta clase de estudios es el reducir las fuerzas aplicadas en los ocupantes de los vehículos. De esa forma se verán, también, minimizados los daños en el cuerpo humano.