BusesyCamiones.pe

Home Conducción y Manejo La conducción de autobuses y camiones sobre nieve

La conducción de autobuses y camiones sobre nieve

Al manejar sobre nieve puede hacerse uso de cadenas en las ruedas. La conducción debe mantenerse en, o por debajo, de la tercera marcha.

autobuses camiones nieve

Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, la conducción de vehículos pesados requiere de una gran responsabilidad. En ese mismo sentido, al transitar sobre terrenos tan resbaladizos como los cubiertos por nieve, habrá que tener mayor cuidado.

Las consecuencias de sufrir accidentes en los que se vean involucrados autobuses y camiones pueden ser más graves por dos puntos: la cantidad de pasajeros que se transporta y/o la carga o mercancía que está a bordo.

Diversos sistemas como el ABS, EBD, entre otros, son de gran beneficio para el conductor de la unidad. Sin embargo, hay ciertos detalles que se deben tomar en cuenta.

Antes de partir es aconsejable una revisión de los sistemas principales y de las luces del vehículo. La conducción debe realizarse con una velocidad menor a la acostumbrada y la distancia respecto a otros vehículos debe ir en aumento ya que en ocasiones el sistema de frenos se ve afectado (producto del clima).

Por otro lado, el uso de cadenas en las ruedas será obligatorio en caso de transitar sobre un terreno muy “golpeado” por los efectos del clima. Seguir las huellas que dejaron otras unidades es positivo cuando la cantidad de nieve es excesiva. De lo contrario, es preferible transitar a un lado.

Al tener una visión limitada de la vía que se recorre y de la zona posterior, es importante mantener la luna delantera y los espejos retrovisores despejados de impurezas. Contar con espejos con calefactores nos dará una ventaja en ese sentido.

Viajar con el habitáculo a una temperatura cálida es beneficioso, aunque puede también provocar relajamiento y, en ocasiones, cansancio. El chofer que conduzca sobre nieve tiene que estar más atento a los eventos que se producen en el radio que circunda al vehículo.

Además, las velocidades deben mantenerse en la segunda o tercera marcha, pues los viajes más rápidos pueden llevarnos a sufrir un accidente de inmediato. Es un error muy común en los choferes hacer caso omiso de ese “consejo” para “ganar tiempo” y beneficios económicos.

En este último punto, las empresas de transporte y carga deben ser más coherentes y advertir que el tránsito sobre nieve puede afectar los planes que tenían preestablecidos. Perú se caracteriza por ser un país con una gran cantidad de climas y microclimas, por lo que esos imprevistos deberían ser anotados por los encargados de logística.